Melancolia

Todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida melancolía o un sentimiento melancólico

A continuación podrás encontrar información sobre como funciona:

  • Que es

  • Como funciona

  • Efectos

  • Distimia y sus efectos

Melancolía, el melancólico sufrirá Distimia

Introducción

Todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida melancolía o melancólico

Cuando una persona se encuentra melancólica es común que su estado de ánimo se asocie directamente a la tristeza,a pesar de que se estén recordando buenos momentos que han tenido lugar en el pasado.

Pero ¿debe tratarse? ¿Puede acarrearnos alguna consecuencia negativa sobre  nuestro bienestar? Veamos con mayor detalle lo que conlleva padecerla.

¿Que es?

Es una sensación que se asocia de manera directa a la tristeza, y aparece como consecuencia de revivir determinados recuerdos de nuestro pasado. La melancolía es una sensación que nos recuerda que en un pasado hubo algo que nos hacía felices, algo que existió, y que ahora en el presente no está y no puede recuperarse.

Es un sentimiento dual ya que, por un lado, nos hace sentirnos felices y nos hace sentir cierto placer al rememorar determinados momentos de nuestra vida pasada, pero por otro lado, también nos produce una clara sensación de sufrimiento y malestar por aquello que se ha perdido para siempre.

Es una experiencia que todo ser humano ha experimentado, pero sin embargo, lo que años atrás se veía como una experiencia positiva, a día de hoy dicha sensación ha cambiado en nuestra sociedad. En la actualidad, la melancolía se presenta como un problema de salud, una enfermedad/trastorno que puede ser aliviado mediante terapia, e incluso a través de algunos fármacos.

¿Como funciona?

La melancolía puede afectar a cualquier ser humano, y en un principio no tiene por qué suponer un problema, siempre y cuando dicha sensación no se alargue en el tiempo. Cuando dicha sensación se alarga es cuando los inconvenientes empiezan a surgir, ya no sólo en forma de diferentes síntomas, sino repercutiendo en el día a día de la persona.

Es muy común que cuando nos sentimos melancólicos se tenga sensación de estar abatido, con miedo, decepcionado, ansiedad, desanimado, triste y nostálgico, y puede afirmarse que se trata de  una experiencia afectiva muy común que no supone estar pasando por un estado patológico que requiera de tratamiento, pero tal y como se mencionaba en líneas anteriores, el problema se presenta cuando dicha sensación se mantiene en el tiempo y no desaparece.

Efectos

El afectado muchas veces puede llegar a confundir los síntomas con los de la depresión, ya que los mismos son en muchos sentidos muy similares, y es que, en cierto modo, ambas patologías están estrechamente ligadas entre sí.

Los expertos son perfectamente conscientes de los efectos negativos que tiene sobre las personas que pueden verse afectadas, ya que suele alterar el normal pensamiento del individuo, además de dificultar su desempeño social con el resto de las personas de  su entorno, ya sean familiares, pareja o amigos.

Es común que una persona se pueda ver invadida por la melancolía al ver un video casero donde aparece un ser querido fallecido o bien al sentarse en el sillón a mirar un álbum de fotografías con miembros de la familia que ya no se encuentran entre nosotros. Pero si dicha sensación de tristeza permanece en el tiempo, la persona puede llegar a dejar de lado sus responsabilidades y obligaciones, así como abandonar toda su vida social. Es en estos casos cuando el sujeto afectado requiere de tratamiento de manera inmediata, ya que la melancolía pasa a convertirse en una especie de depresión.

El melancólico no vive en el presente, vive en el pasado, pensando constantemente que el futuro no traerá nada mejor. Esta situación abre las puertas a que las personas afectadas corran el riesgo de sentir plena insatisfacción con su vida y ello puede desencadenar un problema de depresión.

¿Que es la distimia?

Cuando la melancolía se apodera de la vida de una persona es cuando se habla de distimiaEs considerada como una forma de depresión que comienza siendo leve, pero que, con el transcurso del tiempo, si el melancólico no recibe tratamiento puede agravarse de manera peligrosa.

El gran problema de las personas que padecen un trastorno distímico es que muchas de ellas descartan la idea de recibir tratamiento o ayuda terapéutica y pueden pasar años sintiéndose abatidos, tristes, desanimados y sin fuerzas para seguir en su día a día, tirando por la borda muchos años de su vida hasta darse realmente cuenta de que necesitan ayuda. Suele ser más común que sean las mujeres quienes se vean más afectadas por la distimia que los hombres.

Relación Distimia-Melancolia

Las personas que sufren de distimia deben ser tratados de manera inmediata, ya que supone un gran peligro para la persona convivir con este trastorno, ya que el mismo le va consumiendo en su día a día. Las personas con distimia no son capaces de encontrar la felicidad en ninguna de las actividades que llevan a cabo a diario, ni tampoco ningún tipo de satisfacción.

También resulta habitual que las personas cuya melancolía deriva en una distimia tengan una autoestima muy baja y tengan serios problemas para poder tomar decisiones, incluso en aquellas situaciones más sencillas. La fatiga, el agotamiento y la baja energía son otros síntomas asociados a esta patologia.

Muy frecuentemente, la conciliación del sueño y la alimentación también suelen verse afectados, pudiendo sufrir insomnio, inapetencia o la ingesta compulsiva de comida. También puede verse afectadas seriamente la concentración y la memoria, lo cual puede causar grandes estragos en el trabajo, en los estudios, e incluso a la hora de manejar un vehículo, con el peligro que ello puede conllevar para la vida de la persona y de terceros.

Otro de los efectos que ocasiona la distimia sobre las personas es que comienzan a aislarse, lo cual puede llegar a generar grandes problemas a la hora de relacionarse socialmente e incluso pueden aparecer fobias a la hora de estar acompañados por otras personas, aunque sean seres queridos.

El gran problema de las personas que padecen un trastorno distímico es que muchas de ellas descartan la idea de recibir tratamiento o ayuda terapéutica y pueden pasar años sintiéndose abatidos, tristes, desanimados y sin fuerzas para seguir en su día a día, tirando por la borda muchos años de su vida hasta darse realmente cuenta de que necesitan ayuda. Suele ser más común que sean las mujeres quienes se vean más afectadas por la distimia que los hombres.

Tratamiento

La debemos de tratar con un psicólogo que se encargue de llevar a cabo un tratamiento a través de la psicoterapia y/o la terapia cognitiva-conductual, donde el profesional buscará devolver al paciente su confianza y su autoestima, consiguiendo que el paciente recupere su vida y pueda volver a tomar las riendas de ésta.

Tenemos a un equipo especializado con las herramientas mas avanzadas de la psicologia moderna.

Tenemos profesionales y técnicas especializadas para tratar la melancolia y distimia

Solicita información

Tecnicas innovadoras y eficaces – tratamientos personalizados

contacto@elitepsicologos.es

C/ Odonnell 32, 1ºE

Formulario de contacto

Tenemos a un equipo especializado con las herramientas mas avanzadas de la psicologia moderna.

Terapias breves y eficaces

“Que pena y que tristeza… todo el dia estaba igual, solo me hacia preguntas retoricas para ver porque me pasaba esto a mi y se retroalimentaba, estaba mezclado con un poco de apatia y de depresion, al final es dificil saber exactamente ya que cada dia te levantas con una actitud diferente. Ahora lucho activamente contra todo esto y ya no me perturba en mi vida ni los de mi alrededor, trabajo, familia etc…”

C. B. Vierria

Paciente

Solucionaremos el problema

Escribe o llama y te ayudaremos como llevamos haciendo mas de 10 años

contacto@elitepsicologos.es

C/ Odonnell 32, 1ºE

Melancolia y distimia, algo mas peligroso que estar triste
4 (80%) 1 vote

Primera cita gratis - Llamar