Los tratamientos psicológicos más eficaces:

La corriente de la psicología basada en la concienciación: la terapia cognitivo-conductual, que les enseña a las personas a identificar, entender y cambiar el patrón y comportamientos del pensamiento negativo. A los pacientes se les enseña las habilidades para resolver problemas durante las lecciones de terapia y después son instruidos a practicarlos a solas para crear hábitos positivos. Es muy útil también las técnicas de exposición y prevención de respuesta.

A la hora de someterse a un tratamiento psicológico para el  trastorno dismórfico corporal es importante valorar las necesidades concretas que pueda tener cada paciente.

Aun así, un alto porcentaje de los paciente tratados responden muy positivamente a la terapia cognitivo conductual.

Gracias a este tipo de terapia, el psicólogo enseña al afectado a identificar, entender, así como a cambiar el patrón de comportamiento negativo. De este modo, el paciente tendrá en su mano las herramientas precisas para poder resolver problemas en cada sesión del tratamiento para después poder aplicarlas en su día a día y crear hábitos positivos.

 

Otros tratamientos:

Medicación, no es recomendada puesto que solo bajara estrés,ansiedad o depresiones pero no va al mecanismo mental interno que crea este problema específico. Medicamentos como el Orfidal o la Paroxetina se pueden tomar medicación bajo supervisión de psiquiatra pero solo para bajar esos síntomas y sabiendo que deben hacer una terapia psicológica que es lo que realmente les va curar el problema específico de TDC sin riesgo de padecer graves problemas con los efectos secundarios como cuando se engorda al tomar Paroxetina especialmente grave en este tipo de trastorno). En cualquier caso, los mas eficaz y sin problemas de efectos secundarios, será tomar ansioliticos naturales fuertes y potentes como pueden ser las infusiones concentradas.

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

Antes de adentrarnos a conocer cuál es el mejor método de apoyo psicológico para el trastorno dismórfico corporal, es importante detenerse a hablar sobre qué es exactamente. Estamos hablando de un trastorno de origen mental, con el cual los afectados se obsesionan enfermizamente por un supuesto defecto de su apariencia.

Aproximadamente entre un 1,7% y un 2,3 % de la población mundial sufre TDC. Es lógico que a las personas les importe su aspecto físico y cómo se ven delante de los demás. De hecho, no son pocas las personas que, en muchas ocasiones, hacen cambios en su imagen para sentirse mejor y verse bien como pintarse las uñas, teñirse el pelo, etc.

El problema surge cuando esta preocupación por el aspecto físico se convierte en una obsesión, ya que puede llegar a generar una ansiedad severa en aquellas personas que sufren diariamente por pequeños defectos de su cuerpo.

Se ven distintos a los demás.

Situaciones como tener un poro de la nariz más grande que el resto, comprobar que el pelo comienza a caerse o haber ganado peso pueden ser algunas de las muchas situaciones que pueden desencadenar este trastorno y generar gran ansiedad y malestar en la persona afectada.

 

Síntomas del trastorno dismórfico corporal

A continuación nos centraremos en hablar de los síntomas del trastorno dismórfico, aquellos signos o rasgos más comunes que suelen presentar estos pacientes:

  • Sienten miedo a que otras personas se fijen en su defecto
  • No dejan de pensar una y otra vez en cómo mejorar su apariencia
  • Sienten miedo a que su cuerpo se vea deformado
  • Evitan y evaden acudir a cualquier clase de evento o cita social
  • Dejar de tener ganas de hacer nada o abulia
  • En ocasiones, pueden llegar a dejar de mirarse en el espejo
  • Modifican su alimentación para mantener el físico
  • Estas personas intentan esconder o tapar su defecto con ropa o maquillaje
  • No dejan de buscar consuelo en otras personas
  • En otros casos, no dejan de mirarse en el espejo para comprobar que el problema no ha empeorado

 

¿Cirugía plástica o cirugía estética ayudaría?

Es importante tener presente que los tratamientos quirúrgicos (cirugía plástica o cirugía estética) no son una solución y que, incluso, pueden llegar a ser contraproducentes.

Cerca de un 81% de los pacientes con TDC quedan insatisfechos con los resultados de la cirugía e incluso empeoraron el problema.

Los expertos creen que aproximadamente un 15% de las personas que desean someterse a un procedimiento de cirugía correctiva sufre TDC. A todo ello hay que indicar que a cuantas más operaciones de cirugía se someta una persona mayor será la desfiguración física, lo cual provoca un círculo vicioso, ya que las obsesiones siguen incrementando.

 

¿Cómo saber si se sufre TDC?

Un alto porcentaje de la sociedad tiene pensamientos negativos sobre algún aspecto de su físico, pero ello no significa que se padezca de un trastorno.

En las personas que sufren TDC, dichos pensamientos negativos y obsesivos pueden resultar debilitantes, generando una elevada ansiedad e incomodidad.

Aunque este trastorno no esté clasificado como trastorno obsesivo compulsivo (TOC) de la imagen corporal, el TDC se encuentra en el espectro de TOC.

Por norma general, se combina con otra característica de la personalidad o trastorno.

 

Estadísticas de intentos de suicidios

Se estima que la prevalencia en cuanto a ideas suicidasen la población que padece este trastorno es de 78%, mientras que los intentos suicidas rondan el 27%. Los intentos de suicidio se vinculan principalmente a pensamientos delirantes sobre el físico, abuso de sustancias, trastorno por estrés postraumático y TCA. En cambio, en la ideación suicida suele ser precedida por un trastorno depresivo y una mayor discapacidad crónica. Las crisis de pareja son otro de los problemas en este tipo de casos. Una baja autoestima provoca muchas discusiones y disminución de la libido. Por lo tanto aparecen problemas de pareja y ocasiones se necesita aprender como superar una crisis matrimonial ocasionada por este trastorno.

Generalmente, tanto la ideación como los intentos suicidas en adolescentes son hasta 5 veces más elevados que en el resto de la sociedad.

Cerca de un 24% de los pacientes que sufre trastorno dismórfico corporal atentan contra sus vidas, hecho que afecta principalmente a las mujeres que perciben defectos en el rostro.

Lo más aconsejable para conseguir una pronta recuperación es solicitar cita con un psicólogo especializado en tratar pacientes con TDC. En Élite Psicólogos podemos tratar tu trastorno y conseguir una pronta recuperación, recuperando tu vida y bienestar, enseñándote a quererte y a verte como realmente eres.

No hay etiquetas
Call Now ButtonLlamar ahora (tel 24H)