Cuando se habla de “fobias” se hace referencia a una repuesta de miedo intensa y desproporcionada en relación a lo que se esperaría por el grado de amenaza que representa el estímulo. Es decir que es una respuesta exagerada, que va más allá del peligro que realmente representa e interfiere con las actividades personales, familiares y/o ocupacionales del sujeto (Portillo y Cols, 2019).

Una de ellas es la ligirofagia, que se conoce como el miedo irracional y desproporcionado a los ruidos fuertes o repentinos.  En otras palabras, es una sensación incontrolable que se experimenta ante un objeto o cosa que la persona sabe puede estallar en cualquier momento.

Los ruidos o sonidos fuertes provocan en la persona con este trastorno una sensación de molestia interna que aumenta de acuerdo a la intensidad o duración de exposición a dicho sonido. Las personas con este trastorno no pueden soportar el estallido de un globo o cohete.

Aunque son muchas las situaciones en las que puede percibirse el estallido de algún objeto o ruidos fuertes, la navidad es una fecha clave para la exacerbación de este trastorno, ya que es precisamente  una época caracterizada por el ruido o sonidos fuertes y constantes, debido a la música, la muchedumbre, y sobre todo la explosión de fuegos artificiales.

Es por ello que la navidad muchas veces no es percibida por algunas personas como una fecha de paz o de felicidad, sino que más bien representa un momento desagradable del cual desean escapar.

Síntomas de miedo a los ruidos fuertes en navidad:

Algunas de las formas en las que el cuerpo reacciona antes estos miedos son:

  • Sudoración
  • Respiración anormal
  • Temblores
  • Escalofríos
  • Náuseas e incluso dolor de cabeza
  • Pensamientos como “No soporto el ruido”, “La navidad es horrible”, “Quiero que se acabe este mes”, “Ya no soporto tanto ruido”
  • Aislamiento
  • Elevados niveles de tensión
  • Acné

 

Ejemplo de miedo a los ruidos fuertes en navidad:

Karla de 8 años de edad presenta miedos intensos ante la exposición de ruidos fuertes. En las épocas decembrinas suele encerrarse en el cuarto mientras sus primos y amigos juegan en las calles y observan los fuegos artificiales. Siente un miedo intenso que le genera nauseas, aceleración del corazón, aumento de la frecuencia cardiaca. Pensamientos como “En cualquier momento explotara un cohete”, “Quiero que acabe la navidad”, “No soporto tanto ruido”. En sus antecedentes la madre reporta: “desde que tenía 3 años le dan miedo los fuegos artificiales, los petardos, los cohetes, los globos y otros ruidos fuertes”

Causas de miedo a los ruidos fuertes en navidad

No existe una causa demostrada sobre este trastorno, sin embargo se considera que se debe a experiencias traumáticas relacionadas con el ruido, los fuegos artificiales y la navidad concretamente. Asimismo puede estar vinculado a trastornos psicológicos como la ansiedad.

Tratamiento psicológico de miedo a los ruidos fuertes en navidad:

La terapia psicológica es una opción adecuada cuando se trata de un problema que involucra factores fisiológicos, conductuales y cognitivos normalmente distorsionados que afectan significativamente la vida cotidiana de la persona. Específicamente en navidad esta conducta afecta las relaciones familiares porque la persona suele aislarse para evitar los ruidos o el estallido de cualquier cohete o fuego artificial. Es por ello que la orientación profesional resulta necesaria en estos casos.

Estudios han encontrado que la terapia psicológica con enfoque cognitivo conductual funciona para tratar estos casos, sobre todo porque abarca tanto la conducta disfuncional como los pensamientos y las reacciones fisiológicas desagradables. Entre esas técnicas se encuentran:

Desensibilización sistemática: La desensibilización se utilizan para enseñar respuestas más adecuadas frente a un determinado estímulo. Con el uso de la imaginación se expone a la persona a las situaciones temidas en un orden de menor a mayor temor, y se le entrena a dar una respuesta de relajación cuando comienza a experimentar las sensaciones de miedo. Es una técnica que se aplica de forma gradual hasta que la persona aprenda que no pasa nada realmente peligroso en esas situaciones.

Control de la respiración: La alteración de la respiración es una de las respuestas fisiológicas que se activa en los momentos que la persona se enfrenta a la situación temida, ya sea la presencia de un globo o cualquier objeto que pueda estallar. En ese sentido, aprender a controlar la respiración puede funcionar como un método adecuado para controlar el cuerpo y las respuestas de evitación del objeto temido.

Relajación muscular: Cuando se experimentan elevados niveles de tensión los músculos suelen estar tensos, por ello que aprender a relajarlos resulta un método útil para contrarrestar el nivel de tensión sentido en una determinada situación.

Restructuración cognitiva: Los pensamientos distorsionados o creencias erróneas sobre los ruidos, los fuegos artificiales y la navidad suelen aumentar la conducta problemática, es por ello que la aplicación de esta estrategia permitirá identificar estos pensamientos o creencias distorsionadas y modificarlas por otras que le permitan adaptarse al entorno de una mejor forma.

Tratamiento médico: Aunque la terapia psicológica brinda resultados positivos en la mayoría de los casos, en algunos de ellos es necesario el uso de fármacos que disminuyan los elevados niveles de ansiedad que experimenta el paciente. Los medicamentos más utilizados son ansiolíticos o antidepresivos como: Alprazolam, Loracepam, Diacepam, Cloracepam, por el efecto tranquilizante que producen.

Teniendo en cuanta que la parte biológica tiene un papel clave en la aparición del miedo, también puede aplicarse el entrenamiento cerebral mediante la técnica del Neurofeedback, la cual mediante electrodos colocados en la cabeza de la persona recoge las ondas cerebrales que proporcionara la información necesaria sobre las respuestas de ansiedad para modificarlas por una respuesta funcional que contribuya con una mejor calidad de vida de la persona afectada. Es decir, esta técnica ayuda al cerebro a adaptarse a un nuevo entorno de forma natural.

mi hijo tiene miedo a los ruidosos

Somos psicólogos españoles expertos para tratamientos al miedo a ruidos fuertes.

No hay etiquetas
Call Now ButtonLlamar ahora (tel 24H) 2 3 4 5 6 7