Hoy, os vamos a mostrar qué es la fobia de impulsión y porque puede llegar a ser peligrosa.

Este tipo de trastorno se basa en el miedo a hacer daño. Es decir, tiene que ver con la idea de la pérdida de control de nuestros actos, pudiendo llegar a hacer tanto daño físico como psicológico.

Esta enfermedad no solo afecta a los que nos rodean, también a uno mismo.

Por tanto, es muy importante que una vez empecemos a detectar los problemas, nos pongamos en manos de profesionales. Contamos con nuestro servicio de psicólogo online, estés donde estés y sin importar el momento, no dudes en acudir a nosotros.

Te haremos una evaluación completa y exhaustiva, además de darte las mejores soluciones para tratar esta enfermedad. Ahora, continuemos con la explicación.

¿Cómo saber si tengo fobia de impulsión?

Existen algunos síntomas que nos pueden ayudar a identificar este tipo de fobia, la primera es la de tener pensamientos intrusivos, los cuales son automáticos e involuntarios, sin que esa persona lo quiera.

Tenemos que tener en cuenta que es un miedo, un impulso que no queremos seguir, pero que aparece sin más.

Esto se manifiesta en actos desagradables, violentos e inapropiados para la persona, por lo que, tenemos que ponerle un alto de inmediato antes de que pase una desgracia.

Es importante que una vez detectemos estos pensamientos y actos, tenemos que ponernos rápidamente en manos de profesionales, los cuales nos ayudaran a empezar a actuar y aliviar toda la tensión.

Puesto que, si no se llega a tratar, podemos ser un peligro tanto para nosotros mismos como para los demás.

¿Cómo se cura la fobia de impulsión?

Una cura propiamente dicha no hay, pero sí que hay cosas que podemos hacer para bajar y descubrir que nos hace activar esta fobia.

De esta manera, tendremos todas las herramientas en nuestras manos para no hacerle caso a esos pensamientos que están constantemente en nuestra mente. Es importante hablar de este tema, no esconderlo, no intentar solucionarlo por uno mismo.

Al mismo tiempo, podemos buscar un tratamiento de los trastornos obsesivos compulsivos, puesto que puede llegar a derivar en uno. Es importante que nos hagamos evaluar psicológicamente para evitarlo.

Los grupos de terapia, socializar, hacer un deporte e intentar despejar la mente son una de las principales curas para empezar a aliviar toda esa tensión que tenemos encima. No debemos de reprimirnos, pero tampoco dejarnos guiar por la negatividad.

Ahora, ya sabéis qué es la fobia de impulsión y como nos puede llegar a afectar. No os preocupéis, que con nosotros conseguiremos un mejor equilibrio mental y superar esos amargos momentos.

5/5 - (2 votes)
Llamar ahora (tel 24H) 2 3 4 5 6 7