Si eres una persona que le encanta dejar todo al milímetro, sabrás que si, los resultados perfectos quedan bien, pero puede llegar a provocar un desgaste físico y emocional tratar de hacer todo tan bien y es probable que estés buscando cómo dejar de ser perfeccionista.

Pues bien, si estás preparado o preparada para empezar a dejar de lado el problema, nuestros especialistas de Elite Psicólogo te van a dar una serie de pautas para que puedas empezar a plantearte a dejar esa vida atrás.

Eso sí, recuerda que el camino nunca es fácil y no se consigue de un día para otro, por lo que si notas que necesitas un poco de ayuda, debes plantearte también acudir a terapia para que puedan ayudarte y guiarte por todo el proceso.

Recuerda que si bien es cierto que los acabados perfectos son muy bonitos visualmente, en muchos casos los inconvenientes de ser perfeccionista superan a los beneficios.

¿Cómo aprender a dejar de ser perfeccionista?

Antes que nada, es importante recalcar que no existe ninguna cura milagrosa que sea capaz de hacer desaparecer de forma inmediata este problema, y es que la clave principal es la constancia.

Reconoce el problema

Parece algo básico, pero es el primer paso. Muchas personas con este problema no reconocen que tienen un problema, por lo que nunca se plantean solucionarlo.

Simplemente se centran en los resultados pero no en las consecuencias y es que, este tipo de comportamiento, también te puede traer problemas en el trabajo por falta de productividad.

Debes reconocer que es un comportamiento y cómo se produce para así poder empezar a solucionarlo de raíz.

En nuestra consulta también disponemos de tratamiento para el estrés crónico.

Descubre qué lo alimenta

La gran mayoría de los trastornos son alimentados por algún miedo, por alguna situación e incluso pensamiento; ¿Miedo al fracaso? ¿Al qué dirán? ¿Por la gloria?

Si reconoces qué alimenta este comportamiento, es cuando podrás empezar a solucionarlo de raíz y empezar de nuevo una vida más tranquila y feliz.

¿Qué es lo peor que podría pasar?

Es una pregunta que debes hacerte para poder empezar a reconocer que las cosas no tienen porque salir tan mal, es decir, ¿Qué puede pasar si no pones esa figura exactamente en ese lugar? Seguramente que entre poco y nada, ¿Verdad?

A veces tenemos este tipo de comportamiento a raíz de nuestras enseñanzas, recuerda poner límites en la familia si notas que este problema reside la raíz en ello.

¿Qué resultado necesitas realmente?

¿Realmente necesitas que esté todo al milímetro? Te podemos asegurar que no necesitas que esté todo tan encajado a la perfección, es decir, no necesitas que tenga exactamente ese micromilímetro, te podemos asegurar que si falla en un par de milímetros no pasa nada, existen formas de poder conseguir un magnífico resultado.

Seguramente con un resultado bueno o un gran resultado te es más que suficiente y no necesitas que sea perfecto.

Ajusta tus estándares

Es probable que tu nivel de apto no sea el de los demás, es decir, las personas con este problema lo hacen todo muy por encima de la media y puedes permitirte hacerlo un poco menos perfecto y seguirá estando muy bien.

Una gran frase es que “lo suficientemente bueno es suficientemente bueno”, es decir, si es bueno, es bueno, no hay más.

Es probable también que hagas las cosas al 120% o al 150%, pero sabes de sobra que con tenerlo al 100% es perfecto, no necesitas dar esa pincelada más a tus acabados.

También tienes que reconocer para qué es el trabajo, ¿Es para ti? ¿Es necesario que esté todo al milímetro?

Por ejemplo, cuando ordenas tu casa o la limpias, ¿Realmente necesitas que esté todo tan al milímetro? Es probable que ese cajón de calcetines no necesita que lo ordenes por colores y mucho menos la ropa interior, ¿Verdad?

Tienes que empezar a reconocer las situaciones en las que realmente se exige ser perfecto y en las que se necesita ser bueno, de este modo podrás dar lo que realmente se necesita.

Ojo con el diálogo interno

Muchas personas tienen un diálogo interno y puede llegar a ser muy autodestructor, escucharte a ti mismo decir «Si vale la pena hacerlo, vale la pena hacerlo bien» o «No seas perezoso» o «Todo depende de esto», es difícil dejar de ir por la perfección.

Empieza a modificar estas frases internas y empieza a tener una vida más simple y sencilla.

Como puedes observar, son pequeños pasos y pequeños consejos, pero la mejor forma de empezar es desde casa donde los cambios sólo puedas apreciarlos tu y una magnífica forma de empezar a cambiar los pensamientos obsesivos es dejarlo siempre para dentro de 5 minutos.

Ahora bien, dar estos pequeños pasos puede llegar a ser algo bastante complicado, por lo que si notas que te es muy complicado empezar a dar los pasos, te recomendamos que acudas a nuestras consultas, contamos con tratamientos como el neurofeedback que acortan el número de sesiones de forma considerable.

Recuerda que la primera consulta es gratuita, ¿Estás preparado o preparada para cambiar tu vida a mejor? Te daremos las mejores estrategias para hacer frente al perfeccionismo.

No hay etiquetas
Call Now ButtonLlamar ahora (tel 24H) 2 3 4 5 6 7