A pesar de lo que muchas personas puedan pensar, el acné puede crear un trauma psicológico sobre aquellas personas que padecen este problema en la piel. Es por este motivo que resulta conveniente detenerse a conocer cuál es el mejor tratamiento psicológico para el acné.

Nuestro rostro, nuestro cuerpo, nuestra piel, es lo primero que otras personas perciben de nosotros, y aunque lo verdaderamente importante es cómo es una persona en su interior, los seres humanos tendemos a preocuparnos en exceso por nuestro físico, por nuestra apariencia.

Todas aquellas personas que sufren de acné, especialmente cuando se hace referencia a un acné severo, se sienten inferiores y en desventaja en relación al resto de la sociedad, una sociedad que desgraciadamente año tras año parece poner más énfasis en el físico de las personas. Es importante concienciar a la sociedad de las muchas repercusiones psicológicas que puede tener el acné para las personas que lo sufren.

Consecuencias de sufrir acné

El acné no solo es un problema físico que puede llegar a hacer auténticos estragos en la piel de quienes lo sufren, sino que puede tener importantes consecuencias psicológicas que para otras personas pasan desapercibidas, ya sea por falta de empatía, ignorancia o cualquier otro motivo. Quienes padecen acné pueden sufrir importantes cambios tanto en su comportamiento como en sus sentimientos:

  • Tienen mayores posibilidades de desarrollar depresiones, ansiedad y fobias sociales
  • Evitan toda clase de relaciones sociales
  • Terminan convirtiéndose en personas tímidas e introvertidas
  • Evitan todo contacto visual con otras personas
  • Se ayudan del maquillaje, gorros, pañuelos o similares para ocultar su problema
  • Dejan de salir solos o con compañeros para hacer ejercicio físico
  • La autoestima de los afectados puede llegar a caer empicado
  • Se niegan a hacerse fotografías
  • Grandes dificultades para relacionarse con el sexo opuesto
  • En los casos más graves, existen ideas de suicidio

Sufrir acné puede llegar a convertirse en una importante carga psicológica para todos aquellos afectados por este problema. El tratamiento psicólogo para el acné puede ser de gran ayuda para hacer frente a esta situación y evitar que la vida y relaciones sociales de los afectados pueda verse afectada a consecuencia de este problema.

Tratamiento psicológico para el acné

Ante todo es importante dejar muy claro al paciente que el proceso de recuperación puede ser, en determinados casos, algo largo y lento en función de la afectación que el paciente sufra o haya sufrido con motivo del acné (por ejemplo, gravedad de las cicatrices). Suele afectar mucho más a todas aquellas personas que son más inseguras, condicionando su calidad de vida.

El tratamiento psicológico para el acné buscará trabajar principalmente la seguridad y autoestima del paciente para que recupere su bienestar y confianza en sí mismo, independientemente de su físico. Es importante determinar previamente si el acné que padece el paciente es debido a cambios hormonales en su organismo o bien se trata de un acné provocado por el estrés. También es muy útil si el paciente tiene depresión o ansiedad tomar antidepresivos y ansiolíticos naturales.

En el primer caso será clave que el tratamiento psicológico se acompañe de fármacos, como deprax, y cuidados de la piel para conseguir que el problema remita y queden el menor número de secuelas posibles.  En el segundo de los casos, será importante determinar y combatir la causa que genera el estrés para conseguir que el acné termine desapareciendo gradualmente.

Pero lo más importante es contar con ayuda de profesionales, si necesitas psicólogos en Madrid centro puedes contar con el equipo de Élite Psicólogos, estaremos encantados de ayudarte.

No hay etiquetas
Call Now ButtonLlamar ahora (tel 24H)
2 3 4 5 6 7