Uno de los mayores errores que cometemos es que asumimos que siempre aprendemos de nuestros errores. He conocido suficientes personas que aprendieron poco de su propia estupidez.

Todos conocemos a estas personas. De hecho, probablemente somos estas personas. ¿Sabes por qué? Es muy difícil aprender de tus errores. Nunca he conocido a alguien que realmente disfrutara fallar.

Seamos honestos, a nadie le gusta cometer errores y perder su tiempo, energía o dinero. Por eso debemos esforzarnos por aprender de las cosas que deseamos no haber hecho. El padre de la filosofía funcional y la filosofía pragmática , John Dewey, hizo obvio ese punto:

«La persona que realmente piensa aprende tanto de sus fracasos como de sus éxitos».

Aprender de tus errores no ocurre automáticamente: requiere pensar y reflexionar. Así que aquí está mi reflexión sobre las lecciones que aprendí de los errores que cometí en mis veintes. Aquí vamos.

1. No pienses que lo sabes todo

Hay una palabra para las personas que piensan que lo saben todo: idiota. Me encuentro con idiotas todo el tiempo. Y la razón por la que los reconozco es porque solía ser uno.

Cada vez que no escuchas a las personas más inteligentes que tú, cuando quieres sonar inteligente, o crees que lo sabes todo, estás siendo un idiota. Es hora de mover tu ego a un lado y comprender que la vida no se trata de impresionar a los demás.

Se trata de la realización, la colaboración y el bien común. Si quieres lograr esas cosas, debes ser humilde y aprender a ser feliz. Pero hay buenas noticias para la gente que se molesta por idiotas: Si ellos no deciden convertirse humilde, la vida va a hacer que ellos humilde en algún momento.

2. Nunca culpes a las personas por tu infelicidad

De niño, te cuidan los demás. Pueden ser sus padres, hermanos, familiares, padres adoptivos o cualquier otra persona responsable. Por lo tanto, asume que alguien es responsable de usted.

Pero eso no es verdad. Cuando seas grande, eres responsable de ti. Así que nunca mire a los demás cuando no esté contento, no es justo para las personas en su vida. En cambio, acepte su infelicidad y luego haga algo al respecto.

3. Deje de perder el tiempo con perdedores

Existe una gran posibilidad de que las personas en su entorno no se esfuercen por las mismas cosas que usted. En algún momento en mis veintes, estaba rodeado de personas que abandonaron la universidad, consumían drogas o alcohol y salían todas las semanas.

Pero no tiene que ser tan obvio. Muchas personas viven una vida tímida. Personas que no quieren nada de la vida y que pasan su tiempo viendo televisión.

No le des tu tiempo a esas personas. El costo es alto. Podrías convertirte en uno de ellos.

4. El amor no es lo que piensas

La mayoría de nosotros tenemos esta idea retorcida sobre la vida. «Quiero que ella me trate de esta manera». ¿Quién eres tú para reclamar tal cosa? Y si el otro no cumple con nuestras expectativas, nos volcamos o nos vamos.

Eso se llama amor condicional. Lucha por lo contrario. Todavía estoy aprendiendo esto. Es difícil dejar de lado tus expectativas sobre el amor. Pero tienes que. De lo contrario, nunca serás feliz en tu relación. Conseguirás superar una crisis matrimonial con estos sencillos consejos!

5. En realidad no tienes mucho tiempo

Cuando eres joven, crees que tienes un mar infinito de tiempo. Puedes hacer lo que quieras. Y luego parpadeas, y estás celebrando tu trigésimo cumpleaños.

Es una cuestión de matemática simple. Solo hágase estas preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo estoy perdiendo en cosas que me dan cero satisfacción?
  • ¿Me gusta mi trabajo?
  • ¿Me gustan las personas en mi vida?

Las respuestas a estas preguntas le darán claridad sobre qué tan bien está pasando su tiempo.

6. Probablemente no eres tan impresionante como crees

Siempre hay alguien más guapo, más genial, más inteligente, más fuerte, o lo que sea, que tú Siempre .

Así que deja de pensar que eres increíble. ¿Comparado con que? Porque esa afirmación implica que te estás comparando con los demás. Solo sé tú mismo y no te compares con los demás.

7. El aprendizaje nunca se detiene

Mira, cuando dejas de aprender y desarrollarte; estas muerto. No estoy bromeando. Cuando salí de la universidad, dejé de aprender. ¿Adivina qué? Me sentí atrapado después de dos años.

Esfuérzate por aprender algo todos los días. Si no estás mejorando, estás empeorando.

8. Hacer cosas difíciles te da más placer

Siempre me escapé de las cosas difíciles. Mejorarse, hacer ejercicio, ahorrar dinero, construir un negocio, ayudar a otros, invertir tiempo en su relación, todo es difícil cuando lo hace bien.

Pero hacer esas cosas difíciles tendrá más retorno sobre su vida, tiempo, energía y dinero. Cuando haces algo que requiere mucho esfuerzo, te sientes bien al respecto. Cuando estás cansado y sigues yendo al gimnasio para hacer ejercicio, tienes una sensación de logro y orgullo que no tiene rival.

Es lo mismo con tu carrera. Si no estás haciendo cosas difíciles, no te sorprendas si no te sientes vivo.

9. Estar solo te hará sentir más en paz

Es una señal peligrosa si nunca puedes estar solo. La terapia psicologíca en Madrid nos lo ha enseñado, vengo de una familia muy unida y siempre he tenido amigos cercanos. Pero me di cuenta de que necesitaba estar solo para crecer. Así que me fui solo al extranjero.

Pero eso no fue suficiente. Decidí mudarme a Londres. Cuando estás solo, tienes tiempo para saber quién eres. Cuando siempre estás con otros, solo eres un producto de las otras personas en tu vida. A veces necesitas distanciarte de los demás, te hará una mejor persona.

No hay etiquetas
Call Now ButtonLlamar ahora (tel 24H)